Promocione esta página...

jueves, 22 de diciembre de 2011

¿Por qué a Jaime Guzmán?, por Gonzalo Rojas Sánchez.



¿Por qué a Jaime Guzmán?, 
por Gonzalo Rojas Sánchez.





En los incidentes del Campus Oriente hay claramente dos dimensiones. La primera, ciertamente, es moral. Ya el mismo día en que enterrábamos a Jaime, al pasar frente a la Universidad de la República, oímos ese grito: "¡Asesinos!", nos dijeron, a pesar de que acompañábamos a su última morada a un hombre pacífico como pocos.



En estos 20 años, múltiples reportajes, entrevistas, columnas, posteos y panfletos han reproducido esa actitud de duro rechazo a la persona de Jaime. Por eso mismo, su tumba ha sido maltratada; el memorial que custodia algunos de sus recuerdos, atacado por una bomba; sus amigos y discípulos, insultados en diversas circunstancias, muy particularmente, en esta última. Dilo primero de palabra, otros ya lo harán de obra.



Poco más de un año antes de caer abatido, el propio Guzmán, consultado por la posibilidad de ser un hombre odiado, respondió con dramática sinceridad: "Los sectores que se califican de izquierda me odian de una manera muy virulenta y especial; me atrevería a decir que estoy entre las personas más odiadas por los sectores marxistas de Chile".



¿Por qué? Es probable -qué difícil es asegurarlo, por lo insondable del alma humana- que el modo en que tratan a su persona y a su obra sea justamente una consecuencia de la manera en que el propio Guzmán reaccionaba frente a ese odio: enseñó siempre que a la violencia se responde con la prudencia y con el derecho; que no hay enemigos, sino sólo rivales o adversarios. Y es justamente esa noble enseñanza la que saca muchas ronchas; genera más y más animadversión en quienes no están dispuestos a dialogar ni a perdonar. Nada hace pensar que esa actitud cesará durante las próximas décadas y, por eso, habrá que aprender a convivir con ella, respondiendo siempre pacíficamente.



Pero, además, Jaime Guzmán fue un hombre de la Universidad Católica. Por eso mismo, es probable que su actual rector haya querido reaccionar con un estilo análogo al que el propio Jaime usaba: con la prudencia y con el derecho, que es lo característico de la vida universitaria, segunda dimensión implicada en los incidentes. Porque lo más fácil habría sido responder a la violencia con la fuerza, dejando a los de Guzmán y a la universidad como victimarios de unos jóvenes supuestamente idealistas.



Por el contrario, ahora se va a responder a la violencia con el derecho, después de haberse usado la prudencia. La universidad procederá del modo éticamente correcto, usando aquel método del que sus asesinos privaron a Jaime, aquel rito del que los alumnos vociferantes se sintieron dispensados: un diálogo racional.



Procede un sumario, para saber si los jóvenes justifican su comportamiento como una acción de arte o lo explican políticamente; procede un sumario, para conocer cuáles son los liderazgos violentos que superaron a quienes pretenden conducir gracias a la legitimidad del voto; procede un sumario que les permita después a las autoridades replantearse si una Universidad Católica está obligada a enseñar las artes y las humanidades de cualquier modo, o legítimamente puede pedirles a quienes las cohonestan como fórmulas revolucionarias que se busquen otro ámbito donde hacerlo, que de esos hay varios en Chile dispuestos a darles acogida.



Si todo se hace bien, si el respaldo unánime del Consejo Superior al rector para que se investigue a fondo y se encuentre y castigue a los responsables llega a concretarse, Jaime Guzmán habrá vuelto a enseñar, ya que sólo de ese modo, con la prudencia y el derecho -unidos a una imprescindible fortaleza-, se puede gobernar una institución y educar a la juventud.



Y se habrá hecho, de paso, un buen ensayo general para todo lo que nos espera el año próximo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Can add to the beauty of the landscape when used correctly.
It has a very strong odor that will take your breath away.
This same person spread several yards of the mulch around
their house before they realized the problem, and it ruined many
of their plants.

Also visit my blog mulching

Anónimo dijo...

It is widespread thing to encounter some sorts of illnesses within our life,
but the factor is it really is uncommon to meet the proper treatment as soon as.
It needs to be rushed to a medical facility which
is capable of handling emergencies. The most common injury experienced by accident victims is whiplash.
Walk ins are always welcome, or patients can obtain same day appointments easily.

o - Focus on the optometry practice (no ambition to supply
a retail eyewear answer).

Feel free to surf to my weblog Anglo-israelism

Anónimo dijo...

You'll also opt in purchasing a survey scanner if you should happen to feel that you need better probabilities in finding the ore that you would like to mine. Some mining firms lost 30 per cent of their share values in the early August stock market meltdown. We design and manufacture the full range of conveyor components used in materials handling equipment, whether for new systems or replacement parts to any existing equipment.