Promocione esta página...

martes, 11 de septiembre de 2012

Y la noche negra terminó…hace 39 años…




Y la noche negra terminó…hace 39 años…


Así es, esa noche negra que amenazaba a los chilenos con paredones al estilo cubano o con guerras civiles como las promovidas por quienes sustentaban al Gobierno de Allende desde el extranjero en Vietnam o en Camboya, terminó con el amanecer del 11 de septiembre de 1973.



Es cierto que siguió la lucha contra los grupos armados del allendismo, pero, fueron luchas focalizadas que ocurrían mientras el pueblo, término que volvía a incluir a todos nuestros compatriotas, todos, como uno solo, volvimos al trabajo de hacer grande al país.



Sin duda fueron años difíciles, hubo de comenzarse de nuevo con la construcción de la Nación que había sido sencillamente arrasada, levantar una nueva institucionalidad, reconstruir las amistades cívicas destruídas  por las odiosidades.



Aunque algunos quieran vestirse con el ropaje de las obras del Gobierno de la Fuerzas Armadas y de Orden, encabezadas por el General Augusto Pinochet Ugarte y la Junta de Gobierno, la situación actual del país se debe exclusivamente a esa administración y al pueblo chileno.



Los que vivimos los tiempos de Allende, los que vimos como el país se dislocaba, los que fuimos testigos de la siniestra siembra de odios, los que pasamos hambre junto a nuestros hijos, simplemente somos agradecidos de Pinochet, de la Junta y de todos los que se la jugaron contra la tiranía.



Ni siquiera intentaremos hacer un recuento de la gigantesca obra de los 17 años del Gobierno de Pinochet, solamente intentamos bosquejar lo que sentimos la mayoría de los chilenos cuando supimos que las FFAA habían puesto fin al siniestro Gobierno de Allende.



Los chilenos llamamos a los uniformados a poner fin a un camino de una sola vía que conducía a una dictadura roja, trabajamos y apoyamos al Gobierno Militar, cuando las cosas se pusieron malas la mayoría optó por mirar para otro lado abandonándoles a la venganza marxista.



Desde esta modesta tribuna demandamos, una vez más la liberación de nuestros Libertadores, pues resulta intolerable la persecución a la que son sometidos, con juicios manipulados, testigos falsos y condenas emitidas sin pruebas y solo por venganza.


Viva septiembre…Viva Chile.





1 comentario:

María Angélica dijo...

Excelente, Mario, excelente!!!!!